Como el Arte de Frida Kahlo Puede Ayudar a las Personas con Fibromialgia

Como el Arte de Frida Kahlo Puede Ayudar a las Personas con Fibromialgia

El arte de Frida Kahlo representa a una mujer atada y perforada en lugares que pueden ser fuertemente afectados por el dolor de la fibromialgia.

Aunque el diagnóstico de fibromialgia aún no existía en la época de Kahlo, la mujer de hoy puede encontrar en su arte pasión e inspiración.

Frida Kahlo, una artista mexicana que dejó su huella hace 70 años, puede parecer muy alejada de los retos de vivir con la fibromialgia. Sin embargo, algunos expertos creen que podría haber sufrido los síntomas de la fibromialgia, incluyendo el dolor y la fatiga.

El trauma que sufría Frida, incluyendo accidentes automovilísticos y el abuso sexual y físico, parece correlacionarse con un diagnóstico de fibromialgia. El tema del dolor crónico de Frida Kahlo corre a través de su arte, que a menudo representa su propio cuerpo atado, roto, o cubierto con clavos, y también se hace referencia en sus diarios.

Las personas con fibromialgia pueden tener 11 o más “puntos dolorosos” en sus cuerpos – lugares donde el dolor es intenso. La obra de Frida parece alinearse con estos lugares. Pero debido a que no hubo diagnóstico oficial en ese momento, es difícil saber a ciencia cierta qué es exactamente lo que turbó a la famosa pintora.

Michelle Graas, gerente de estudio para el Centro de Frida para la fibromialgia en Portland, Ore. nos cuenta sobre como el arte de Frida puede ayudar a personas con fibromialgia…

“La gente que busca en su arte sentirán un parentesco, un reconocimiento, una validación”, dice Graas. De hecho, muchos de los participantes del estudio del Centro de Frida se enorgullecen de su obra y sienten un sentido de logro que les ayuda con los desafíos diarios de la vida con la fibromialgia.

“Los temas de sus pinturas hacen claro que el dolor físico y emocional estaban en su mente, pero esas cosas también la inspiraron a pintar y a tener ganas de vivir”, dice Maya Stanfield-Mazzi, PhD, profesor asistente de historia del arte en la Escuela de Arte y de Historia del Arte en la Universidad de Florida en Gainesville.

Aprendiendo de Frida Kahlo

Incluso sin un diagnóstico de fibromialgia confirmado, hay mucho que las mujeres modernas (y hombres) que viven con fibromialgia pueden aprender de la vida y el trabajo de esta tempestuosa artista:

Tenacidad. Había días en que Frida tenía demasiado dolor pero ella todavía pintaba, dice Graas; “Ella suspendió una lona encima de su cama para pintar”, explica Graas.
Pasión. El dolor de la fibromialgia y la fatiga pueden dominar tu vida hasta el punto de que nada te interese. Frida Kahlo fue comprometida con su arte a pesar de su dolor. Tener una pasión o varias te ayudará a superar el dolor y la fatiga.
Comunidad. Las personas con fibromialgia pueden sentirse aislados e incomprendidos (al igual que los artistas brillantes). Frida Kahlo también luchó intensamente con la sensación de que ella no encajaba, construyó una fuerte comunidad de amigos y simpatizantes que creyeron en ella y en su trabajo.
Esperanza y consuelo. “Creo que la gente va a encontrar un montón de esperanza y de consuelo tanto en su obra como en sus escritos”, observa Graas… “El arte, la escritura, y las ofrendas de actividad física del Centro se idearon con esto en mente. Los participantes reciben una imagen de Frida Kahlo como un símbolo de sus esperanzas de vivir una vida más vibrante a pesar del dolor.”
Activa tu propia creatividad

Hacer arte, pintura, música, etc, o estar involucrado en esfuerzos creativos puede ser beneficioso para las personas que viven con dolor crónico, dice Heather Stuckey, DEd, profesor asistente de la Escuela de Ciencias del Comportamiento y Educación, cuyo trabajo sobre el valor de la experiencia artística en la curación ha sido publicado en la revista American Journal of Public Health.

“Para las personas que están lidiando con la enfermedad crónica, la expresión creativa puede ser una fuente de esperanza en una rutina interminable de auto-gestión”, explica.

“Incluso si una persona no puede pintar o hacer una labor artesanal o artística, existen otras actividades creativas que puedes intentar como la jardinería, cocinar y bailar su música favorita, etc. El compromiso con nuestra fuerza creativa tiene el potencial para curar el dolor físico, emocional y espiritual”, dice, añadiendo que el trabajo creativo reduce los niveles de dolor, el estrés, la ansiedad, y el tiempo pasado en el hospital.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *