FIBROMIALGIA, El dolor puede resultar de la inflamación neurogénica de los nervios periféricos

FIBROMIALGIA, El dolor puede resultar de la inflamación neurogénica de los nervios periféricos

Por Magdalena Kegel
Los científicos están de acuerdo en que la sensibilización central desempeña un papel importante en la patología de la fibromialgia (FM). Un estudio de revisión por parte de la Universidad de Monash por el investigador Geoffrey Littlejohn, señala que la inflamación neurogénica periférica de los nervios probablemente también contribuye a los síntomas de FM.

La revisión, titulada “neuroinflamación neurogénica en la fibromialgia y el síndrome de dolor regional complejo” apareció en la revista Nature Reviews Rheumatology .
La FM se considera que proviene sobre todo de la señalización alterada en el cerebro y la médula espinal. La sensibilización central es un proceso mediante el cual las células nerviosas del cerebro y la columna vertebral se vuelven demasiado sensibles, respondiendo con señales de dolor a estímulos normalmente no dolorosos.
En el sistema nervioso periférico, la inflamación neurogénica es causada por la liberación de factores pro-inflamatorios a partir de las terminaciones nerviosas de las neuronas del dolor. Estos factores, llamados neuropéptidos, actúan sobre los vasos sanguíneos cercanos y atraen a las células inmunes que liberan citoquinas pro-inflamatorias. Esta secuencia de eventos que conduce finalmente a la expresión de más alfa-receptores, haciendo que que el sistema nervioso simpático sea demasiado sensible, un hallazgo muy conocido en pacientes con FM.

La liberación de neuropéptidos y citoquinas posteriores probablemente contribuye a las llamaradas neurogénicas, o las respuestas anormales de la piel en pacientes con FM. Tales reacciones inflamatorias de la piel también se han relacionado con las células endoteliales de los vasos sanguíneos disfuncionales que permiten que el plasma sanguíneo deje los vasos después de la estimulación de la piel. Esta respuesta de la piel también está influenciada por el sistema nervioso simpático. Por otra parte, los mastocitos que liberan histamina, una molécula que normalmente se libera durante las reacciones alérgicas, se incrementan en pacientes con FM.
Si bien gran parte de la evidencia de inflamación neurogénica en la FM viene de estudios transversales y comparativos, las pruebas reunidas apoyan firmemente el concepto de que la inflamación neurogénica en el sistema nervioso periférico contribuye a los síntomas de la FM.

Hay, sin embargo, también evidencia de que la actividad alterada en el sistema nervioso central puede, en sí mismo, desencadenar la neuroinflamación periférica. Este concepto podría explicar la idea de la inflamación neurogénica, y por lo tanto los síntomas de FM se pueden provocar sin desencadenantes externos del dolor . Los pacientes con FM también tienen un menor número de neuronas periféricas mielinizadas, es probable que contribuyan a la alteración de la percepción del dolor.
La presencia de citoquinas también se ha relacionado con una respuesta de estrés hiperactivo, y muchas citoquinas específicas se sabe que activan la vía de respuesta a la tensión principal del cuerpo -el eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal-. Los pacientes con FM también tienen un mayor respuesta al estrés simpático, con altos niveles de angustia emocional y reducción de la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Los investigadores, sin embargo, están en la oscuridad acerca de la exactitud sobre la influencia que el sistema nervioso simpático tiene sobre la neuroinflamación en FM.

La inflamación neurogénica consiste en un conjunto de mecanismos que interactúan de manera compleja. Los componentes integrales, sin embargo, constituyen posibles dianas terapéuticas. La respuesta al estrés es un contribuyente probable de que la inflamación del nervio periférico puede ser dirigido a través de la educación, el ejercicio y las intervenciones psicológicas.
Algunos pacientes podrían beneficiarse de medicamentos como el propranolol o fenoxibenzamina que disminuyen la actividad del sistema nervioso simpático. Las interacciones entre el estrés y el sistema nervioso central podrían dirigirse por fármacos como gabapentin. También podría ser posible alterar las vías desde el cerebro hasta la periferia con un control del dolor mediante fármacos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina.

Ni los glucocorticoides ni AINE han demostrado alguna eficacia en FM, y hay opciones disponibles farmacéuticas dirigidas a neuropéptidos, pero en el tratamiento de FM no son clínicamente eficaces. Fármacos biológicos que se dirigen a las citoquinas inflamatorias, tales como TNF, tampoco han demostrado ser beneficiosos.
La terapia IgG polivalente intravenosa o subcutánea se ha propuesto para FM, pero hasta ahora no hay evidencia convincente de la eficacia del tratamiento en los ensayos aleatorios. Otro enfoque que aún no se ha confirmado en estudios clínicos se dirige al μ-receptor opioide con naltrexona. El fármaco puede revertir el dolor de los nervios de una lesión constrictiva crónica del nervio.

Mitigar células microgliales con fármacos como ibudilast, y minociclina, podría ser otro enfoque. Los estudios muestran efectos prometedores de la minociclina en modelos animales de FM. El uso de drogas, como la ketamina, dirigidos a los receptores NMDA en la microglia y la médula espinal es un enfoque interesante, ya que el receptor es un jugador conocido en los estados de alteración del dolor. Pero, de nuevo, no hay pruebas que apoyan este enfoque. Orientación de la señalización del glutamato en el cerebro y la médula espinal mediante la memantina también podría amortiguar la inflamación neurogénica.

Como ya se ha mencionado, la mayor parte de los conocimientos actuales de la inflamación neurogénica en FM provienen de estudios pequeños o no bien diseñados. Se necesita más investigación para determinar la cantidad de la inflamación de los nervios periféricos contribuye a la FM. También es importante establecer si la inflamación neurogénica es un efecto secundario de la enfermedad o una tensión inducida por el propio mecanismo de la enfermedad.
La orientación de los puntos mencionados anteriormente, en condiciones experimentales clínicas podría conducir a una mejor comprensión de los mecanismos y ayudar en el desarrollo de tratamientos para la FM.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *